Aula Virtual

Estimada comunidad estudiantil:

La Dirección Académica en el marco de la implementación de su Estrategia de Apoyo para el Aprendizaje durante la pandemia que afecta al territorio nacional y mundial, a partir del mes de junio de 2020, dará inicio a la modalidad Aula Virtual, la que invitamos a conocer a continuación:

Contexto

Con fecha 11 de marzo del 2020, la Organización Mundial de la Salud, declaró que el brote mundial del virus denominado coronavirus-2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-Cov2) que produce la enfermedad del coronavirus 2019 el cual es considerado al día de hoy como una pandemia a nivel mundial.

Como consecuencia de lo anterior, con fecha 18 de marzo 2020, el Ministerio del interior y Seguridad Pública, decreta estado de excepción constitucional, para lo cual, todas las instituciones educativas del país dejar de funcionar de manera presencial, diseñando diversas estrategias educativas.

En nuestro caso -el CFT Estatal de La Araucanía- implementó en su momento una “Estrategia de apoyo para el Aprendizaje” que la definió como “La modalidad online que utilizará la institución se circunscribe a una Estrategia de Apoyo para el Aprendizaje, fundamentado en proceso de Diagnóstico, Diseño e Implementación/Reflexión. La consideración estratégica más importante que esta es una modalidad de apoyo y transitoria que no reemplaza la modalidad presencial. Fundamentalmente por los aspectos prácticos que consideran todas y cada una de las carreras que imparte el CFT” (Rectoría, 2020).

Como se señaló desde un inicio, la estrategia de apoyo al aprendizaje estaba enmarcada en la pedagogía de emergencia, que no es posible sostener en el tiempo, razón por la cual, se hace imperativo realizar un ajuste en la planificación inicial y re-diseñar las actividades académicas para poder finalizar el primer semestre 2020.

Uno de los antecedentes por el cual, se diseñó la primera estrategia de apoyo para el aprendizaje con características de acompañamiento y soporte y sin evaluación, ni requisitos típicos de un aula virtual, fue que el primer diagnóstico de conectividad que indicó la existencia de un 67% de estudiantes con un acceso a internet limitado a conexión vía celular y un 50% de estudiantes sin posibilidad de contar con un equipo computacional.

Con el fin de poder migrar al concepto de aula virtual y con la data de un 45% en promedio de conexión, se generaron mecanismos de acceso a internet y equipos creándose a través de la Resolución Exenta N°0107, del 7 de mayo 2020, las bases y el procedimiento de selección de la beca de conectividad; y posteriormente se autorizándose la asignación en comodato, de los computadores existentes en el CFT, para aquellos estudiantes con mayor necesidad y vulnerabilidad.

Consideraciones programáticas del aula virtual

  1. Las siguientes unidades de aprendizaje deberán necesariamente esperar el retorno a la presencialidad: VER DETALLE
  2. Se tramitará la nota P, como un concepto reglamentario que permitirá a los estudiantes terminar sus estudios del primer semestre, cerrando el mismo y avanzando a segundo semestre con aquellas unidades que son factibles de implementar de forma online.
  3. El resto de las unidades de aprendizaje se seguirán cursando de forma online, pero en aula virtual con todos los elementos y normativa que esto conlleva.
  4. Como es indispensable siempre anteponer los aprendizajes de los estudiantes, se escogió, por la característica de los aprendizajes tratados las siguientes unidades de aprendizaje se terminarán de forma online, pero con reforzamientos posteriores: VER DETALLE

Consideraciones tecnológicas del aula virtual

Se seguirán empleando las siguientes plataformas tecnológicas:

a.      Microsoft TEAMS.

Plataforma definida por la institución como soporte tecnológico para el desarrollo de actividades pedagógicas y de apoyo.  Contempla un conjunto de herramientas base que pueden ser extendidas de acuerdo con las necesidades de las unidades de aprendizaje, pero, se recomienda definir un conjunto estable de recursos y actividades de manera de no sumar complejidad tanto para el estudiante como para el docente.

b.      OneDrive.

Espacio de almacenamiento en la nube, recurso provisto por la institución y asociado a cada una de las cuentas de usuario.  Puede ser utilizado como repositorio de distintos tipos de información, trabajo colaborativo e incluso como medio de validación de actividades pedagógicas.  Se recomienda crear una estructura de carpetas y archivos que permitan organizar el contenido, verificando los permisos asociados a cada una para que así los usuarios puedan acceder y trabajar correctamente.

c.       Correo electrónico.

Medio de comunicación al que cada miembro de la comunidad educativa tiene a su disposición, permite comunicación eficiente y en algunos casos se considera el medio oficial.  Se puede acceder a él mediante navegador web en la plataforma Microsoft Office365 o usando clientes de correo de escritorio previa configuración.

d.      Mensajería.

Entendiendo el contexto y los problemas de conectividad de la comunidad, se considera el uso de aplicaciones de mensajería como WhatsApp por su disponibilidad y eficacia.  Se recomienda cuidar y mantener claramente delimitados los ámbitos pedagógicos de los personales, para así cuidar el uso del espacio y los tiempos de cada integrante de la comunidad.

e.      Redes sociales institucionales.

Conjunto de aplicaciones que mantienen a la comunidad informada mediante distintos canales ofreciendo rapidez y el uso de recursos que resultan atractivos y útiles en diferentes escenarios.  Para acceder a ellas se debe hacer previa solicitud a la coordinación de escuela quien a su vez realizara las gestiones con el área de comunicaciones de institución.

La institución dispone de las siguientes redes sociales; Facebook, YouTube, Instagram y Twitter.

Consideraciones normativas del aula virtual

  • El semestre de manera formal iniciará el día 22 de junio, tendrá una duración de 14 semanas con los siguientes hitos a considerar:
  • El inicio del aula virtual tendrá la totalidad de las reglamentaciones indicadas en la normativa vigente a saber:

a) Asistencia obligatoria a las actividades lectivas sincrónicas y/o asincrónicas. (artículos 67 y 68 del reglamento de gestión académica).

b) Porcentaje de asistencia mínima del 75% a las sesiones y actividades de aula virtual. (artículo 70 del reglamento de gestión académica).

c) Aplicación de tres hitos de evaluación. (artículo 12 del reglamento de evaluación).

d) Se deja sin efecto la restricción de número de certámenes de evaluación, establecido en el artículo 12 del reglamento de evaluación, dejando esta decisión al académico de imparte la unidad de aprendizaje.

e) Se reduce el numero de semanas de formación a 14 privilegiando los contenidos esenciales en cada programa de estudio.

f) No se desarrollarán desafíos al interior de las unidades.

g) Los académicos deberán presentar en la segunda semana de actividades de aula virtual la planificación de sus actividades evaluativas.

h) La asistencia deberá ser tomada de forma manual en una hoja de cálculo por cada docente y entregada semanalmente a la coordinación de jornada vespertina a cargo de Carlos Astete.

i) La planificación de las actividades con relación al diseño instruccional se reducirá al siguiente formato el cual debe ser presentado cada semana a la coordinación de la escuela respectiva.

Consideraciones teóricas de aula virtual

Un espacio formativo, sea del tipo que sea se define por los siguientes elementos comunes, los cuales interactúan entre sí: “un grupo de estudiantes, un docente que actúa a modo de referente (de quien el estudiante espera obtener información sobre qué y cómo tiene que aprender), unos recursos de ayuda al estudio y un espacio (físico o no) donde todos estos elementos confluyan”.[1]

Un aula virtual está basada en la capacidad de que se puedan generar los espacios necesarios de comunicación con los estudiantes a fin de facilitar la relación cercana virtual entre estos con sus docentes, de forma sincrónica pero también asincrónica; “La acción docente se canaliza mediante estas herramientas y recursos de comunicación. Además, la tecnología permite que este proceso sea asíncronico, de modo que el modelo se adecua y da respuesta a la situación y a las necesidades de todos sus usuarios, quienes pueden formarse independientemente del lugar y del momento en que se encuentren.”[2]

En este sentido un aula virtual es “un ambiente de aprendizaje y enseñanza, localizado con un sistema de comunicación mediante una computadora, que tienen la ventaja de ya no estar construida de ladrillos y tablas, sino con espacios de trabajo y plataformas que están implementados mediante software (Hiltz, 1994)”[3

Consideraciones metodológicas de aula virtual

El aula virtual debe considerar distintas metodologías, todas ellas deben estar ligadas al desarrollo de los aprendizajes; en este aparte se sugieren distintos tipos, sin pretender ser una lista exhaustiva de ello.

a. Flipped classroom

Es una modalidad de aprendizaje semipresencial o mixto.  Plantea la necesidad de transferir parte del proceso de enseñanza y aprendizaje fuera del aula con el fin de utilizar el tiempo de clase para el desarrollo de actividades que favorezcan el aprendizaje significativo.

Como objetivos tiene la finalidad de fomentar la capacidad de auto regulación del aprendizaje, fortalecer las habilidades comunicativas y estimular el compromiso.

A continuación, se muestra un diagrama que ayuda a clarificar las principales etapas que se consideran.

b. Aprendizaje basado en problemas (ABP)

Es una estrategia de enseñanza-aprendizaje en la que tanto la adquisición de conocimiento, como el desarrollo de habilidades y actitudes resultan importantes.

En el ABP un grupo pequeño de estudiantes se reúne, con la facilitación de un mediador, a analizar y resolver un problema seleccionado o diseñado especialmente para el logro de cierto objetivo de aprendizaje.

Durante el proceso de interacción de los estudiantes para entender y resolver el problema, se logra -además del aprendizaje del conocimiento propio de la materia- que puedan elaborar un diagnóstico de sus propias necesidades de aprendizaje, que comprendan la importancia del trabajar colaborativamente, que desarrollen habilidades de análisis y síntesis de información, además de comprometerse con su proceso de aprendizaje.

Como objetivos podemos destacar que estimula el trabajo colaborativo, desarrolla habilidades comunicativas, fomenta habilidades de investigación y comprometer el proceso de autoaprendizaje.

A continuación, se muestra un diagrama que ayuda a clarificar las principales etapas y el flujo circular que esta estrategia plantea.

c. Aprendizaje basado en proyectos.

Método de enseñanza-aprendizaje en el que los estudiantes llevan a cabo la realización de un proyecto en un tiempo determinado para resolver un problema o abordar una tarea mediante la planificación, diseño y realización de una serie de actividades, y todo ello a partir del desarrollo y aplicación de aprendizajes adquiridos y del uso efectivo de recursos.

El trabajo en proyectos sitúa a los alumnos en el centro del proceso de aprendizaje gracias a un planteamiento mucho más motivador en el que entran en juego el intercambio de ideas, la creatividad y la colaboración.

Los proyectos se centran en problemas o temas vinculados a los conceptos y principios básicos de una o varias materias.  Los proyectos abordan problemas o temas reales, no simulados, quedando abiertas las soluciones y generando un nuevo conocimiento.

Suele utilizarse en los últimos cursos y con duración de un semestre o curso completo.

El diagrama muestra las principales etapas y como cada una es parte de un proceso mayor de más largo aliento.

d. Estudio de casos:

Tiene como finalidad, la adquisición de aprendizajes mediante el análisis de casos reales o simulados.  Es un análisis intensivo y completo de un hecho, problema o seceso real con la finalidad de conocerlo, interpretarlo, resolverlo, generar hipótesis, contrastar datos, reflexionar, completar conocimientos, diagnosticarlo y, en ocasiones, entrenarse en los posibles procedimientos alternativos de solución.

Como objetivos, considera el desarrollo de habilidades transversales, identificar y analizar problemas para proponer soluciones asociadas al perfil.

A continuación, se muestra un diagrama que ayuda a clarificar las principales etapas que se consideran.

e. Podcast

Consiste en la distribución de archivos multimedia mediante un sistema de redifusión, que un usuario puede descargar para copiar y escuchar en un dispositivo personal posteriormente a su difusión original.

Un podcast puede tratarse de diversos temas, algunos cubren entretenimiento, otra opinión, noticias, reseñas, ciencia, y muchos más; el límite es la creatividad de su conductor o conductora. Este tipo de contenidos pueden ser herramientas didácticas útiles, que aporten a maestros y estudiantes beneficios directos como:

  • Impulsar participaciones más diversas en el aula.
  • Reforzar el aprendizaje de otros idiomas.
  • Disponibilidad al momento.
  • Establecer un vínculo entre docente y estudiantes.
  • Estimular el pensamiento crítico.

Para su realización el profesor les pide a los estudiantes que, al finalizar una clase o una unidad, se formen en grupos y graben en un máximo de 5 minutos lo más importante que han aprendido.  A la siguiente clase puede utilizar las grabaciones más destacadas como un repaso de la clase anterior.

Esta estrategia también puede ser utilizada como método de evaluación.

Como objetivos plantea, complementar el proceso de enseñanza-aprendizaje a través de los distintos medios de registros audiovisuales y promover habilidades comunicativas y de síntesis.

Existe una gran variedad de aplicaciones, tanto de escritorio y móviles, que pueden utilizarse para la creación de podcast, pero en su forma simple cualquier herramienta que permita grabación de audio puede ser servir.

f. Ticket de salida

Antes de finalizar la clase el profesor pide a los estudiantes que, usando algún recurso digital, como el canal del equipo o un documento compartido, responda a una pregunta final.  Esta pregunta está enfocada en evidenciar el aprendizaje de los estudiantes en la clase.  Otro formato es hacer que los estudiantes escriban una duda con la que se quedaron, o una pregunta que surgió a lo largo de la clase.

Un elemento importante en esta estrategia es la retroalimentación, puesto que esta le da sentido al ticket de salida, no tiene que ser necesariamente individual, se puede distribuir usando medios como chat o correo electrónico, finalmente se puede seleccionar una respuesta destaca para presentar al curso la siguiente sesión.

Tiene como objetivos, evidenciar los aprendizajes de los estudiantes en la clase y facilitar el proceso de retroalimentación a partir de información recabada.

Consideraciones de la evaluación en un entorno de aprendizaje de aula virtual

La cuestión de la evaluación relacionada al uso de tecnología de la información y la comunicación (Tic) no se refiere sólo a transferir modelos de evaluación tradicionales a entornos virtuales o analizar si es necesario generar nuevas concepciones relacionadas con los propósitos y formas de evaluación. Lo que debe interesar son los fundamentos pedagógicos que sustentan una evaluación auténtica en los entornos virtuales, qué oportunidades de aprendizaje y evaluación se pueden crear mediante tecnología de la información y comunicación, o en qué aspectos se enriquecen o empobrecen actuaciones tanto de los profesores como de los estudiantes. La evaluación es un elemento constitutivo de los procesos de enseñanza y aprendizaje, y como tal, resulta fundamental para producir información que les permita a los estudiantes reconocer aciertos y dificultades en su proceso y actuar en consecuencia, implementando estrategias de estudio y aprendizaje. Al mismo tiempo, brinda información vital para que el docente reoriente su diseño de enseñanza. Desde esta perspectiva, la evaluación se realiza en diferentes momentos del proceso educativo y sobre diferentes elementos y situaciones.

Podemos mencionar algunos grandes cambios en el contexto de la evaluación online:

  1. Evaluación automática: son las pruebas electrónicas, test donde la respuesta que da el estudiante recibe inmediata respuesta. El procedimiento es automático y conecta de manera directa la pregunta con la validez de la respuesta: aporte pedagógico muy valioso. Su limitación es que no permite la comunicación en vivo entre el docente y los estudiantes. Es una evaluación estandarizada asistida por ordenador pero se puede realizar una reflexión posterior.
  2. Evaluación de tipo enciclopédica: los trabajos monográficos, ensayos son algunos ejemplos. Las bases de datos de internet son fundamentales para su elaboración. El plagio y sus consecuencias pedagógicas e institucionales es uno de los principales inconvenientes.
  3. Evaluación colaborativa: los foros, debates virtuales, grupos de discusión, grupos de trabajo, entre otros son algunos de los ejemplos. Una de las ventajas que se desprenden de una acción colaborativa en contexto virtual, adecuadamente guiada en términos sociales y cognitivos, es la posibilidad de evaluar tanto el producto colaborativo como el mismo proceso.
  4. Prueba adaptativa y autoadaptadas: Mediante el uso de una computadora, la primera son pruebas individuales según el nivel de conocimiento y habilidad alcanzada. En el segundo caso el estudiante elige el nivel de dificultad de cada una de las preguntas que se le plantean. Ambas son pruebas objetivas.
  5. E-Portafolios: Conocido como cuaderno de trabajo, reflejan el proceso de aprendizaje a través de la recopilación de “evidencias” de ese trayecto. Como instrumento de evaluación posee diversas aplicaciones. Colabora en la medición de aspectos del aprendizaje que no son medibles a través de pruebas escritas, favorece en el estudiante la toma de conciencia de sus logros, de los aprendizajes alcanzados, como así también de los obstáculos que se presentaron en el proceso.
  6. Rúbricas: Permiten gestionar y sistematizar el proceso evaluativo, facilitan la descripción de los criterios a seguir para valorar el trabajo realizado. Estas suelen emplearse para valorar distintos tipos de productos, competencias y habilidades adquiridas por los estudiantes Proyectos, presentaciones digitales, trabajos grupales etc. Existen de distintos tipos, pero en todos los casos proporcionan indicadores específicos para documentar el progreso de los estudiantes. Contiene elementos a evaluar y en cada uno de ellos se realiza una descripción de diferentes niveles, se extrapolan por lo novato en un extremo y la experta por otro. Ofrecen gran precisión para valorar las competencias y habilidades adquiridas por los estudiantes al concluir su proceso formativo a través de un conjunto de criterios que reflejan diferentes niveles de logro de una manera clara y explícita.
  7. Foros: son escenarios de comunicación por internet donde se propicia el debate, la concertación y el consenso de ideas…”. Permiten trabajar en forma asincrónica con los estudiantes, visualizar y acompañar la construcción del conocimiento. El andamiaje pedagógico está dado por la devolución a un planteo, el pedido de revisión, una pregunta y/o repregunta que obliga a revisar posicionamientos, reflexionar, deliberar y tomar postura. Para los docentes implica un trabajo de seguimiento y monitoreo de las intervenciones de los estudiantes para orientar o reorientar si fuera necesario este proceso. Para que puedan asumirse como instrumentos de evaluación que facilitan la interactividad deben propiciar la resolución de problemas, la participación de todos los estudiantes, el compartir ideas, analizar opiniones y reflexiones. Estos son componentes muy valiosos al evaluar los propios aprendizajes y los ajenos, se rescatan las intervenciones de los docentes, como trampolines que facilitan la construcción del aprendizaje.
  8. Presentación o exposición a través de videoconferencias: Estas pueden ser a través de sistemas de videoconferencia de escritorio o sistemas institucionales. Los estudiantes pueden realizar presentaciones orales, y esto permite valorar características no observables, aclara discrepancias, etc. Aportan profundidad, precisiones sobre la perspectiva de los estudiantes. Es una fuente de significados y complemento para el proceso de observación. Es recomendable que se emplee como guía y soporte para estas instancias algún esquema valorativo que facilite el registro de lo observado.
  9. Registros anecdóticos: Se realizan en la situación presente o de algunas conductas anteriores, permiten recoger conductas relevantes o temas de interés. Los procesos se describen detalladamente, se identifican las conductas más o menos estables, proporcionan evidencias sobre los cambios en un estudiante. Antes de realizar algún tipo de juicio o inferencia, es oportuno recoger varios registros de un estudiante. El lenguaje que se emplee debe ser directo, comprensible para el docente y para el estudiante, debe sostener la secuencia de lo realizado y registrar el contexto donde se realiza.
  10. Retroalimentación siendo uno de los pilares fundamentales en el proceso formativo, ya que la evaluación constituye siempre un proceso de comunicación debido a que implica producir un conocimiento y transmitirlo.
  11. Repositorio: Este repositorio busca almacenar, preservar y difundir de manera organizada productos derivados del que hacer académico en diferentes ámbitos y niveles. Este espacio digital se implementa usando Microsoft OneDrive provisto por la institución y será gestionado por la coordinación de escuela, creando los recursos y permisos asociados de acuerdo con las definiciones que en este documento se detallan y todos aquellos requerimientos futuros que lo ameriten. De manera inicial se consideran los siguientes repositorios:
  • Bitácoras docentes.
  • OneDrive

 

 

 

Bibliografía

[1] Sangrà, Guàrdiaet al; Los materiales de aprendizaje en contextos educativos virtuales. Pautas para el diseño tecnopedagógico. Editorial UOC, 2005

[2] [2] Sangrà, Guàrdiaet al; Los materiales de aprendizaje en contextos educativos virtuales. Pautas para el diseño tecnopedagógico. Editorial UOC, 2005

[3] CItado en: Educar con aulas virtuales. Orientaciones para la innovación en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Barberá y Badía. Antonio Machado Libros S.A, 2004